2013/02/10

DISFRUTANDO MUCHO CON POCO (EN CASA)




Este fin de semana apenas hemos salido de casa. El tiempo no ha invitado a salir y además alguno de nosotros no anda muy sano... Pero hemos disfrutado mucho y con poco. Hemos estado tranquilos leyendo algún que otro libro, jugando con unas cuantas piezas de lego, pintando en la pizarra, viendo una peli que cogimos en la biblioteca, cocinando leche frita porque estamos en carnaval, o simplemente mirando por la ventana viendo llover.

Nos hemos acordado entonces de lo importante que es aprender a disfrutar mucho sin necesidad de hacer grandes planes o gastar dinero. Aprender a no aburrirse (aunque aburrirse de vez en cuando no tiene que ser malo) haciendo cosas pequeñas y sencillas, como un dibujo o una buena quiche. A menudo se nos olvidan estas verdades porque la vida que nos ha tocado vivir esta rodeada de mucha incitación al consumo. 

Consumir, gastar, salir con dinero, se ha convertido en la fórmula mágica con la que podemos pasarlo bien y a veces dependemos demasiado de esto. Lo cual hace que se nos olvide de vez en cuando que también hay planes, muchos y variados, que podemos hacer con un poco de imaginación y ganas.

Mañana comienza una nueva semana y arrancamos con la sensación de haber cargado las pilas estando a gusto aquí dentro. Incluso los pocos rayos de sol que han entrado por las ventanas nos han recordado esos ambientes de tranquilidad que el pintor holandés Jan Vermeer supo pintar tan bien. Nosotros hemos estado igual de relajados que la lechera de su cuadro, haciendo las cosas saboreándolas y sin ninguna prisa, como el caer de la leche de la jarra...


2 comentarios:

  1. Anónimo4/3/13 15:25

    Fantastico!
    (Una pequeña recomendación para la lectura pausada: EL PRIMER TRAGO DE CERVEZA y otros pequeños placeres de la vida, Philippe Delerm)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tan buena recomendación! Un pequeño libro de grandes planes cotidianos que podemos hacer disfrutándolos...Lo leeremos.

    ResponderEliminar