2015/06/28

LAS FLORES DE PUPPY GUGGENHEIM

Cuando Puppy estrena flores, se convierte sin duda en una de las obras de arte más fotografiadas del Guggenheim de Bilbao. Hemos estado este fin de semana visitando la exposición de Jeff Koons, el artista que también creó al famoso perro florido, y la sorpresa más colorida de su colección no la hemos descubierto dentro, sino fuera del Museo. El día acompañó a las flores y Puppy brilla exultante y contento a las puertas del Guggenheim, rodeado de turistas con la cámara en la mano y de un aura que alegra a cualquiera. Recomendamos pasar a verlo. 

2015/06/17

EL CASTILLO DE BUTRÓN

El Castillo de Butrón es un clásico en las pequeñas escapadas desde casa. Es una construcción imponente que se levante en medio del bosque del municipio de Gatika, a medio camino de Urdúliz, Munguía, Maruri y Plencia. Es un castillo romántico, del siglo XIX, reconstruido por el Marqués de Cubas en el lugar que ocupaba la antigua casa-torre de los Butrón (que además es como se llama el río que pasa justo por delante del gran edificio).

El castillo está cerrado desde hace unos años pero se puede rodear. La visita es corta pero agradable, porque el entorno natural es tranquilo y además en verano se puede comer allí, en una cervecera que abre sus puertas cuando hace bueno. Un paseo recomendable en primavera, verano y otoño, para disfrutar de uno de los castillos más imponentes que hay por estas tierras.

2015/06/14

BOCADOS DE QUINOA Y CANELA

Llevamos poco tiempo con la quinoa pero nos estamos aficionando mucho. Entre otras cosas, porque con este ingrediente se pueden preparar platos salados y platos dulces. Como, por ejemplo, con el arroz. 

Esta vez hemos inventado una receta con quinoa que nos ha salido muy bien, que de hecho estamos comiendo mientras preparamos este post y que os recomendamos hacer porque seguro que os gusta. Sobre todo si sois aficionados a las torrijas y al arroz con leche. Porque es muy similar: son bocaditos fritos de quinoa con leche y con sabor a canela. Fáciles, ricos y nutritivos. Y algo diferentes. Aquí tenéis la receta para unos veinte bocaditos:

. 100 gr. de quinoa.
. 250-300 ml. de leche.
. Canela en rama.
. Azúcar moreno.
. Huevo.
. Harina.
. Aceite de oliva.

Lavad bien la quinoa para evitar ese sabor amargo que tendría en caso de no hacerlo. Coced con la leche y el palo de canela durante veinte minutos, más o menos. La quinoa está cocida cuando aumenta su tamaño hasta parecer pequeñas bolitas de tres milimetros. Hay que cocerla hasta que no quede leche, se haya evaporado toda y quede la quinoa formando una especie de pasta que pueda manejarse con las manos. Añadid tres cucharadas de azúcar moreno y removed para endulzar. Dejad enfriar una hora. Lo demás es fácil: haced bolitas con las manos del tamaño de una castaña, enharinarlas y pasadlas por huevo (como una torrija). Y en una sartén con aceite de oliva freirlas. Sacad una vez fritar y espolvorear con canela y un poco de azúcar. Probadlas y nos contáis...

2015/06/10

UN PASEO DE PALAUS Y MARKETS POR BARCELONA






Estamos muy muy contentos! Se une a Yololos Ana. La verdad es que siempre ha estado, como familia y seguidora del blog, pero es ahora cuando traspasa esa línea y pasa a ser colaboradora. Se lo propusimos hace poco porque, a nuestro entender, vivir en una ciudad como Barcelona te ofrece muchas experiencias que compartir. Y enseguida nos dijo que sí.

Ana es una mujer de su tiempo, con inquietudes, y sobretodo con muy buen gusto. Esto ha hecho que le demos carta blanca, con libertad total para que salga con su magnífica cámara y ojo curioso por los lugares que le interesan. Así que se merece una presentación a la altura de nuestra alegría, que es mucha...  

Aquí os dejamos su post, que seguro que os parece igual de chulo que a nosotros! 

En un día de esos que emocionan de lo bonitos que son, cielo azul, sol y brisa, busqué qué oferta tenía y, cómo no, había mercadillos que visitar, no de los de verdurillas sino de los que seleccionan desde la ubicación hasta los participantes, así que me decidí por dos que me llevarían a dos partes diferentes de la ciudad. Me puse protección, agua en la bolsa y, ¡a la calle!

El primero, casi secreto porque no estaba en la zona más habitual donde se celebran, era el Torre Amat Market. Tras pasar por un gran corazón rojo hinchable colgado en la fachada de este palacete modernista caminabas entre de los diferentes puestos de creadores: ropa para mayores y peques, ilustraciones hasta llegar a la galería desde la que se accedía a la doble escalinata de bajada hacia el jardín donde estaba el dj pinchando  y más puestos bonitos donde se te iban los ojos y el bar para tomarte tranquilamente un vermut a la sombra de los grandes árboles. Pude charlar un rato con Nerea de Divuit que fue por quien me enteré del evento mientras tenía un ojo puesto en sus creaciones con minerales, esto es otra de las cosas que te ofrecen estos mercadillos: poder hablar directamente con los creadores.

Tras regalarme las orejas con dos jóvenes violinistas que tocaban en el metro, me fui callejeando hasta el siguiente, The it Born Market, este, en el Palau Dalmases que acoge normalmente espectáculos de flamenco y esta vez, dejaba paso a un mercadillo con aires de veranito con puestos de ropa y los complementos distribuidos en el patio barroco, otro escenario diferente. Aquí tuve la oportunidad de conversar con Ale de Ale y Olé quien me puso al día de los entresijos de estos markets, y me explicaba el éxito de los pendientes que me estaba probando.


Después de reponer fuerzas, seguí paseando entre callejuelas de esas en las que tienes que echar la cabeza hacia atrás para alcanzar a ver el cielo.

2015/06/07

LA QUINOA (MÁS DOS RECETAS)

Este fin de semana hemos probado la quinoa. Cada vez nos habla más gente de este alimento y de lo bueno y sano que es, así que lo hemos cocinado, probado y aprobado. Tanto que nos vamos a abonar a un plato de quinoa como mínimo a la semana.

La quinoa es un pseudocereal, pequeñas bolitas de menos de un milímetro, que se cultiva fundamentalmente en los Andes y que en los últimos tiempos se ha introducido en nuestra dieta de una manera muy exitosa. Y las razones son muchísimas. La quinoa tiene todos los aminoácidos que necesitamos por lo que se convierte en un gran alimento; tienes mucho magnesio, lo que relaja los vasos sanguíneos, además de servir para la ansiedad, diabetes y osteoporosis. Tiene muchas proteínas y carbohidratos, hierro, calcio, fósforo y vitaminas, además de pocas grasas. Y como no tiene glúten, es también un buen alimento para los celíacos.

Para cocinarla lo primero que hay que hacer es lavarla muy bien, así que le quita el sabor amargo que le caracteriza. Después se puede tostar y hacer harina, pero lo más fácil para hacer en casa es cocerlos con agua y después utilizarla como acompañamiento o ingrediente de ensaladas frías (si os acordáis del taboulé podéis sustituir el cuscus por la quinoa).

Nosotros hemos preparado 100 gramos de quinoa para este fin de semana y nos ha dado para cuatro raciones. La hemos hervido con un caldo de verduras muy rico durante 20 minutos (cantidad de dos a tres veces la de quinoa), y una vez fría la hemos preparado de dos maneras: una con tacos de salmón marinado con soja, alcaparras y aguacate; y otra con tomate troceado, pimiento verde, pepino, alcaparras picadas y comino, además de aceite y vinagre.

Lo dicho, nos encanta la quinoa y además, la digestión ha sido perfecta. Adjudicada.

2015/06/03

UN DÍA MÁGICO EN DISNEY (II)

...Y ahora la tarde en Disney. A las cinco y cuarto preparados para ver el desfile de todos los personajes, sin que falte ninguno. Mickey, Minnie, Pluto, Goofy, Rapunzel y Eugene, Ana y Elsa, Bella y Bestia, Timón y Pumba, Campanilla, Peter Pan y Garfio... 

Después del desfile nos adentramos en la cueva donde vive el Dragón del Castillo. La oscuridad y el silencio para que no se despierte, crean un ambiente que hace que empiecen a apretarte la mano. Las caras de miedo cuando se mueve abriendo los ojos y echando algo de humo, son únicas. Corre corre sal de la cueva por si acaso!

Luego fuimos a Adventureland, una parte que no conocíamos demasiado, pero en la que pasamos un buen rato. Allí está la atracción de los Piratas del Caribe, muy recomendable, pero también las Cuevas del tesoro, la Casa árbol de los Robinsons y el Galeón pirata. Además de que está todo muy cuidado y al detalle, es una zona en la que no hay que hacer colas para esperar y en la que los peques corren, descubren y viven su pequeña aventura.

De allí nos fuimos al Pabellón de Princesas, porque teníamos cita a media tarde. Esto hay que avisarlo: si queréis ser recibidos por alguna de las princesas, hay que pasar nada más entrar al Parque por el Molino que está al lado del Pabellón para que os den cita, porque si no, no hay recepción. De allí volvimos a Discoveryland donde acabamos el día: la atracción de Autopia y la de Orbitron muy chulas, pero sin duda la mejor la de Buzz Lightyear Laser Blast, recomendada hasta el punto de que repetimos. Pero mejor no os contamos más, para que os sorprenda.

Agotados pero con las últimas fuerzas intactas, acabamos en la Plaza Central viendo el maravilloso espectáculo que al final de cada día tiene lugar en el Castillo. Una explosión de color, efectos visuales y repaso de canciones y personajes que acaba por colmar las ilusiones de los peques y no tan peques. Un final de una visita que, cómo no, esperamos volver a repetir.

2015/06/01

UN DÍA MÁGICO EN DISNEYLAND PARIS! (I)

Primavera en Disney! Hace ya dos años que estuvimos en el parque, y aunque en nosotros todo seguía vivo, para los peques ha sido como no haber estado antes. Sus caritas de ilusión, sus ojos brillantes y las sonrisas aparecieron nada más ver entrar en el Parque, ver la Main Street, escuchar esa banda sonora que se oye por todos los sitios o encarar el Castillo de la Bella Durmiente; ilusión que continuó hasta que nos fuimos casi a la medianoche. Y la verdad es que no es para menos, todo estaba precioso porque nos tocó disfrutar Disney en la Primavera.

Los pingüinos de Mary poppins, junto a una banda de música como la de la película, nos dieron la bienvenida al mediodía. Todo comenzó con alegría y casi bailando cruzamos la calle principal llena de flores y de motivos primaverales.

Como ya habíamos estado, trazamos un plan nada más llegar. Conseguir fast pass para Star wars y cita para el Pabellón de las Princesas, en el Molino que hay en Fantasyland. Una vez conseguidos nuestros objetivos, nos montamos en la barquita que te introduce en el maravilloso mundo de Smallworld, sencillamente delicioso. 

Seguimos con la visita al Castillo, siguiendo la historia de su princesa, e intentamos sacar la espada de Excalibur. Con mucha hambre y con nuestra mochila llena de bocatas para todos (un pequeño consejo que os damos es llevar algo de comida), nos sentamos en una placita encantadora que hay justo a la derecha del castillo. Un discreto espacio con mesas y precisamente al lado de la Carroza de Cenicienta. 

Ya con las pilas cargadas fuimos a la zona de Alicia en el país de las maravillas. Recorrimos el laberinto, entre risas, carreras y sustos de los personajes del cuento, sin faltar el que "le corten la cabeza". También nos montamos en las tazas locas, girando y girando. Y sin pausa, nos dirigimos a las cinco a coger sitio para ver el Desfile o Parade que sale desde SmallWorld recorriendo Fantasyland hasta la Plaza Principal. Pero esto ya es a la tarde en Disney y se merece otro post...

2015/05/30

PARÍS DESDE EL SENA

Ya estamos de vuelta! Hemos pasado unos días increíbles en París, con los peques y los sobris, en los que hemos hecho de todo. Desde visitar la ciudad hasta, como no, ir a Disneyland, y todo gracias a Esti, que nos ha acogido muy amablemente en su casa. Comenzaremos por el final, por lo que hicimos el último día antes de volver a España en tren. La mañana del día de vuelta aprovechamos para hacer una excursión por el Sena para ver París desde un Bateau Mouche. Es un viaje de unos setenta minutos más o menos, que sale de al lado del Puente del Alma en dirección este. A lo largo del recorrido se van viendo los monumentos que están a ambas orillas del Sena y pasando por debajo de los numerosos puentes que las unen. Puente de los Inválidos, de Alejandro III, de la Concordia, Real, del Carrusel, de las Artes, Puente Nuevo... Desde el barco se encuentra una posición privilegiada para disfrutar de Notre Dame de París, del Ayuntamiento, del barrio de Marais, del Louvre y el Museo d'Orsay, y cómo no, de la Torre Eiffel. Como hemos tenido un tiempo aceptable nosotros nos hemos puesto en la proa del barco, porque en la cubierta había mucha gente y un gran grupo de turistas orientales que nos puso un poco nerviosos con sus cámaras. Así que la mayor parte del trayecto la hicimos solos y disfrutando de un paseo por el París del Sena.