2015/03/25

UNA NOCHE EN EL IRIARTE JAUREGIA HOTEL

La noche del fin de semana la pasamos en un hotel que ya conocíamos y que nos gusta mucho. El Iriarte Jauregia Hotel. Para quién quiera pasar un tiempo en medio de la tranquilidad y un paisaje natural precioso, este es un muy buen lugar. Está situado en el centro de la Guipúzcoa profunda, cerca de Azpeitia y Tolosa, y a unos tres cuartos de hora de San Sebastián y Bilbao.

Es un hotel con encanto, un Palacio recuperado del siglo XVII, con muy buen gusto y un servicio excelente. Al llegar se descubre la gran estructura pétrea del edificio, rodeado de monte, campos y unos jardines cuidados donde, si el tiempo lo permite, se disfruta del descanso y las vistas. Dentro todo está cuidado al detalle. El porche, el vestíbulo de recepción, varias salas donde leer, jugar con los niños o tomar algo, el comedor... La decoración mezcla muebles antiguos y contemporáneos con gusto, y los materiales (la piedra, la madera y algunas paredes empapeladas) son cálidos y acogedores.

Las veces que hemos estado nos ha tocado una habitación generosa, pero por lo que hemos podido averiguar parece que el resto de habitaciones también lo son. Amplias, con techos altos, con vistas al paisaje, y pocas, porque el hotel no es muy grande (lo cual quiere decir que es muuuy tranquilo). 

Y en cuanto a la cocina, pues también hay que decir que está bien. En el desayuno, por ejemplo, el zumo es natural (y eso se agradece), y el resto del bufet es de primera calidad. Esta vez no hemos comido ni cenado en la sala, porque preferimos cenar en la habitación: una hamburguesa con más carne que pan y unos nachos bien ricos. Pasada la cena un pequeño recorrido por algún que otro rincón del Palacio y a descansar.

Otro capítulo de nuestro fin de semana tan especial, un espacio y una experiencia más que añadir a nuestro recuerdo.

2015/03/22

EL PEINE DEL VIENTO

Fin de semana INOLVIDABLE. Con muchas cosas para contar, muchas emociones, momentos y lugares que hemos vivido en familia. Todas ellas en San Sebastián y otros sitios cercanos de gran belleza, y qué mejor manera para empezar contándolos que hemos estado visitando uno de los que más nos gustan de nuestra tierra. El Peine del Viento en Donosti.

Situado en el extremo oeste de la Bahía de la Concha, es un espacio urbano donde la fuerza de la Naturaleza y la grandeza del Artista se dan la mano de una manera muy pocas veces igualable. Allí, a los pies del acantilado de Igeldo, el escultor Eduardo Chillida y el arquitecto Luis Peña Ganchegui concibieron en 1977 un nuevo lugar con tres esculturas de acero ancladas en las rocas y una plaza abierta construida con un único material, granito rosa de porriño. 

Si visitáis el Peine del Viento podréis verlo con sol y un mar tranquilo o con lluvia y con mar de fondo. A nosotros nos gusta más con olas, porque con la fuerza del Cantábrico las esculturas y la plaza cobran todo su significado. Un diálogo de igual a igual entre fuerzas, un sinfín de actos que pasan. Espumas que se levantan sobre los muros, sirimiri que cala los huesos, aromas de salitre traídos desde el horizonte por el noroeste, sonidos y agua pulverizada que sale por los orificios de la plaza conectados con tubos a las olas... Es mejor estar allí para vivirlo uno mismo pero sobre todo procurar hacerlo con mal tiempo. Nosotros hemos tenido la suerte de estar allí no sólo porque hemos coincidido con las olas, el viento y la lluvia, sino porque hemos estado con nuestro amigos.

2015/03/17

LAS SERPIENTES SARITA Y SANDRA


La visita al Guggenheim y a Niki de Saint Phalle de este fin de semana ha estado acompañada de un taller muy divertido. Como en la exposición de Niki además de sus famosas Nanas vieron unas cuantas serpientes, un animal repetido en su obra, en el taller hicieron una serpiente de muchos colores. Y la verdad, es que han quedado muy resultonas. 

Han sido fáciles de hacer, porque con unas hojas de periódico enrolladas y cintas adhesivas de colores han hecho el cuerpo. Con otra hoja de periódico han hecho la cabeza un poco más gorda y la han juntado al cuerpo con más cinta. La han envuelto con una especie de plastilina que nos gusta mucho (os dejamos una foto de la marca) porque no mancha, no se han bolitas pequeñas y cuando se seca se queda gomosa; y los ojos y la boca también la han fabricado con la misma plastilina. Con gomets han decorado el cuerpo y con las cuentas de collares que venden en Ikea la cabeza.

No veáis qué contentos han salido del taller por todo el museo con sus serpientes. Nuestras nuevas amigas Sarita y Sandra.

2015/03/15

FIN DE SEMANA CON NIKI DE SAINT PHALLE

Hoy hemos visitado la exposición de Niki de Saint Phalle en el museo Guggenheim de Bilbao. Hemos ido con los peques a pasar la tarde y a un taller infantil y les ha gustado mucho. Han alucinado con el tamaño de las esculturas y la diversidad de colores. 

Es una exposición ideal para niños, ya que aunque cuenta con un importante trasfondo político y feminista, a ellos lo que les llega es el colorido, la escala y sus maravillosas y voluptuosas nanas con forma de hinchable, toboganes, totems con divertidas figuras y esculturas con extraños animales. Optimista, alegre y llena de formas. Es una buena excusa para enseñarles la diversidad, y maneras de hacer a través de una mirada de mujer. 

2015/03/11

FIN DE SEMANA DE PLAYA Y MONTAÑA

Después de un primer fin de semana de marzo primaveral, y ahora que parece que ese calorcito todavía va a tardar un poco más en instalarse, queremos prolongar un poco más esa necesaria presencia del sol. Y qué mejor manera de hacerlo que poner una entrada con los paseos del fin de semana, a 20º por la playa de Plencia y con las bicis por la mañana del sábado, y a 19º por los prados cercanos a casa por la mañana del domingo. Poca gente en la arena y agua un poco fría (no tanto como esperábamos al mojarnos los pies) y animales en el campo pastando de lo más tranquilo.

Un par de días muy aprovechados en los que volvimos a darnos cuenta del privilegio de vivir entre el mar y la montaña, a dos pasos de uno y a uno del otro. Y de lo rico que está un cocido y lo mucho que alimenta, además de fácil y sencillo de hacer. Poco más se puede pedir a un fin de semana tan tranquilo y lleno de luz. 

2015/03/08

VOLVER AL MEDITERRÁNEO

Volvemos al Mediterráneo. Años después, hemos podido ver de nuevo el mar en el que pasamos estupendos momentos. Ha sido una larga historia, pero dentro de poco viajaremos hasta allí para pasar unos días, disfrutando de su luz especial y aroma singular. Hemos encontrado el mar tal cual lo dejamos, algo más renovados sus paseos y construidos sus aledaños. Pero el mar sigue siendo el mismo.

En verano allí pasaremos buenos ratos, entre el agua, la playa y la piscina. De aquí para allá con las bicis y los patines, descansando y disfrutando de largos días y cortas noches calurosas. Pero sobre todo, mirando al Mediterráneo.

2015/02/25

UN INMEJORABLE LUGAR PARA PRACTICAR YOGA Y TAICHI

Tenemos unos amigos que se han cambiado de lugar. Javier es maestro de Yoga, uno de los mejores del mundo dicen, y Gonzalo es maestro de Taichi, también gran profesor. Se han mudado a un estudio donde trabajan la consciencia corporal desde el conocimiento oriental, en un entorno perfecto, muy agradable, doméstico. Hemos estado allí varias veces y decimos lo mismo que la gente que lo utiliza y lo visita: qué cómodo y cálido es hacer yoga aquí; qué bien se practica el taichi...

Javier García de Andoín y Gonzalo Cantero dan clases en el Asiatic Research Institute, que está en Bilbao. Amigos y practicantes no les faltan, porque sus clases son muy buenas. Y ahora mejores, ya que el lugar se ha vuelto armónico con sus enseñanzas y todo forma una unidad extremadamente relajante. Destacan los espacios del Asiatic por su suelo de madera, el original de principios de siglo XX, rescatado por Gonzalo y Javier de debajo de una moqueta ajada y tratado con mimo con aceites naturales (pisarlo con los pies descalzos es toda una experiencia táctil y olerlo también). Al suelo le acompaña una decoración relajante y un ambiente sereno, un conversar pausado y un tiempo dedicado a uno mismo que merece la pena. Y como Javier y Gonzalo, además de ser grandes maestros y personajes, son amigos nuestros, creemos que merecen una entrada en el blog. Para que la gente se entere y, si quiere, se pase a saludarlos.

2015/02/22

MASALAS INDIOS

Hace unos días nuestro amigo Gonzalo nos ha traído, de la misma India, unos masalas. Y no veáis qué ricos están! Como somos bastantes aficionados a la comida oriental, y nos encantan sus platos especiados, le pedimos que nos trajera cualquier cosa para poder cocinar alguna receta típica. Han sido tres bolsitas con tres masalas diferentes, uno de vegetales casi nada picante, otro un poco más picante y otro del todo picante, que sólo con olerlo ya pica.

El masala (o massala) es una mezcla típica de especias de la India muy característico de allí. Hay cientos mezclas y cada región tiene una que le caracteriza. Se utiliza clavo, canela, cilantro, pimienta, nuez moscada, cardamomo, chiles,... Y se pueden utilizar de muchas maneras. Bien para preparar carnes, marinar, hacer infusiones, saltear ensaladas, añadir a purés,... Todo adquiere un toque o sabor característico indio que hace especial al plato.

Nosotros hemos preparado, con un poco de leche de coco, pollo al masala. Es fácil: se pocha media cebolla bien picada con un poco de aceite; una vez dorada se añade una cucharilla bien colmada de masala y se remueve; después el pollo troceado en tacos, se cocina un poco hasta que esté bien mezclado con las especias y a continuación la medida de un yogur de leche de coco. Se remueve bien y se deja plof plof bajito durante unos diez minutos, hasta que se reduzca el líquido. Podéis acompañar con un poco de arroz si está picante o sólo, si es suave.

2015/02/17

LÁMPARAS DE PAPEL DIY

Hoy queremos enseñaos unas lámpara que hemos fabricado en casa con una cartulina, un poco de pegamento, una regla y un cúter. El otro día vimos un diseño parecido en una tienda de regalos y como vimos que eran tan bonitas y fáciles de hacer este fin de semana nuestra manualidad ha sido esta.

La cosa es sencilla. Con una cartulina un poco gruesa (un gramaje de unos 200gr. estará bien) se dibujan unas estrías verticales cada centímetro y medio, dejando dos franjas una arriba y otra abajo sin cortar. Se hacen también, sin apretar mucho el cúter, una, dos o tres líneas a lo largo de la cartulina para poder doblar más fácilmente las lamas. A continuación se juntan la primera y la última con pegamento dando la forma cilíndrica a la lámpara y se deja secar. Luego se van abriendo las lamas con cuidado y con la apertura que queramos, juntando entre sí más o menos la parte superior con la inferior de la lámpara. Nosotros hemos colocado dentro una vela dentro de un vaso de cristal para que no haya ningún riesgo de que se queme la cartulina con la llama de la vela, y las hemos paseado por casa para encontrarles un sitio agradable.

La luz que dan es tenue y tranquila (la luz de una vela) y crean un ambiente suave, cálido, en penumbra casi. Estas son unas velas fáciles y baratas de hacer, podríamos decir que de diseño nórdico, que darán un toque diferente a cualquier rincón de vuestra casa. Como en la nuestra.