2013/02/14

VAMOS A CERLER




Hace más de dos años de nuestra última visita a Juan e Ilu, dos grandes amigos que viven en lo alto del Pirineo aragonés. Subir a verlos es uno de los mejores planes porque siempre es un placer pasar un rato con ellos. Además el lugar en el que viven es de los más bonitos de por allí. Los pueblos ancianos, los profundos valles y las grandes cumbres que los vigilan, los mantos nevados, los deshielos primaverales o los bosques encantados forman un paisaje maravilloso que afortunadamente no ha sufrido las consecuencias de un turismo muy masivo.

Hasta hace poco estaban en Cerler, el pueblo más alto de los Pirineos, y uno de los mejor cuidados y más auténticos. Allí la arquitectura tradicional se ha conservado y restaurado muy bien y la parte antigua merece la pena visitar. También se come muy bien, sobre todo carne de caza preparada con recetas típicas de allí y cocidos que alimentan todo lo necesario. 

Cualquier excursión que nos prepara Juan es impresionante. En cualquier época del año. La penúltima vez fue primavera, y visitamos los Llanos del Hospital, subimos hasta una gran cascada de agua y descubrimos pueblecitos como Eresué. Y la última vez que subimos era invierno y pudimos disfrutar de una buena nevada, buenas guerras de bolas de nieve y paseos tranquilos por blancos caminos.

Así que después de las nieves que han caído estos últimos días, ya estamos pensando en acercarnos al valle de Benasque para pasar allí los últimos días del invierno. Un poco de carretera y listos, allí vamos.




2 comentarios:

  1. Bien, bien, viva y bravo...
    ¡Os esperamos con muchísimas ganas!

    ResponderEliminar